Mis servicios se rigen estrictamente bajo el código de Ética de ICF.

Mi código de ética personal y compromiso con mis coachees :

  1. Me comprometo a actuar de manera apropiada y dentro del marco del Código de Ética de la ICF, estando siempre atenta sobre cualquier infracción de las mismas ya sea por mí o por terceros. Incluso en el uso de material que no sea de mi propiedad. Respetaré los límites de mi expertiz y recomendaré la ayuda profesional adecuada cuando la realidad del coachee exceda mis límites profesionales.
  2. La confidencialidad y confianza serán respetadas en el trato con coachees, colegas, y todo aquel involucrado en mi quehacer.
  3. Me comprometo a aplicar con amorosidad, respeto y calidez las competencias de la ICF para acompañar en su estar siendo y su querer ser a mis clientes, atento a sus conversaciones, emociones y energías corporales.
  4. Dejaré sentado al inicio de la relación las bases de mi compromiso y mi derecho y el del coachee a retirarnos de la misma en caso de conflictos de intereses de cualquier índole.
  5. Validaré al coachee en todo su ser, sin interponer mis ideologías, creencias, escuchas e interpretaciones.
  6. Mis contratos mantendrán equidad financiera para las partes.
  7. Respetaré la decisión del coachee en caso de comunicarme la finalización anticipada del proceso, siempre asistiendo con preguntas poderosas y sin imponer mis juicios, cumpliendo y haciendo cumplir los términos del contrato.
  8. Me comprometo a mantenerme permanentemente actualizada y en constante capacitación para mi crecimiento personal en favor de un mejor ejercicio como Coach.
  9. Facilitaré acciones comunitarias que hagan del coaching ontológico un servicio.
  10. Me comprometo al aporte en causas de bien común en todos los casos que mis compromisos previos contraídos y disponibilidad lo permitan.